Trastorno de angustia (Panic disorder)


Panik atakHe decidido escribir sobre el trastorno de pánico, dada la alta prevalencia que personalmente he visto del mismo en mi ejercicio profesional en los últimos meses.
El trastorno de pánico se encuentra clasificado en el Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM IV-TR, dentro de los trastornos de ansiedad y es definido  como una etiología en la que la característica principal, son las crisis de angustia o ataques de pánico. Según su severidad, estas pueden ser desde lo más leve (crisis sintomáticas limitadas) cuando no cumplen toda la sintomatología para cumplir el criterio, hasta una serie de síntomas con prevalencia de una sensación subjetiva de temor o malestares sumamente intensos, en ausencia de situaciones que representen un peligro real.
Frecuentemente esta sensación subjetiva anteriormente mencionada ronda entre sensaciones e ideas de temor a perder el control, temor a volverse loco, temor a morir o un temor a alejarse de la seguridad de la vivienda. Otros elementos frecuentemente observados son por ejemplo temor al tráfico o a situaciones como atravesar un puente, estar en un elevador, estar en lugares con demasiada gente, etc.
Las crisis son relativamente inesperadas y digo relativamente pues el hecho de haber padecido una crisis en el pasado, genera un temor a padecer nuevamente una, razón que vuelve a este trastorno sumamente desgastante, pues es mucho más el tiempo que las personas pasan preocupándose por la posibilidad de padecerlo nuevamente (ansiedad anticipatoria), que el tiempo que en realidad transcurren padeciendo las crisis, es decir, de ser en su inicio inesperadas, se llegan a convertir ocasionalmente en situacionales o predispuestas, sin ser propiamente temores circunscritos a situaciones especificas, es decir fobias específicas.

Entre la sintomatología de carácter ansioso que presenta este trastorno, se encuentran elevada frecuencia cardiaca, sudoración, temblores, sensación de ahogo, sensación de atragantarse, náuseas, mareos o desmayo, sensaciones de irrealidad o de ver las cosas desde fuera, hormigueos, escalofríos, etc.

Personal y psicodinámicamente hablando y según mi experiencia, he concluido que éste trastorno es la respuesta adatativa o más bien, mal adaptativa, de nuestra mente ante fenómenos críticos y desagradables de nuestra vida pasada, ajenos además a nuestra conciencia y que en estos síntomas encuentran un velo que intenta inútilmente ocultarlos, o una forma de liberación, por lo que en resumen podríamos decir que es una traición inconsciente de nuestra mente hacia nosotros mismos.

Lastimosamente en éste y en la mayoría de trastornos, las personas buscan ayuda al llegar a puntos críticos y de gran deterioro, en los que sus síntomas son excesivamente interferentes con sus diversas actividades, situación que desafortunadamente suele empeorar el pronóstico.
Finalmente es importante mencionar que trastornos como éste sí tienen cura, así como también que la misma, no debe de esperarse de manera inmediata, aunque sea lo que usualmente los pacientes quisieran esperar de todos los trastornos.

Lic. José Ricardo Sandoval
11 calle 15 Ave. final 12-53 Z.10 Oakland.
Tel: 23669555
jr@psicologiaguatemala.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s