No importa que pasa sino cómo se interpreta.


PercibirFrecuentemente dentro de los procesos terapéuticos suelo hacer analogías o narraciones de sucesos que han pasado o que  invento en el momento con la finalidad de ilustrar explícitamente algunas situaciones, ejemplos o comparaciones.

Hace poco en uno de esos arranques imaginativos con la finalidad de ilustrar  como cada persona es diferente, piensa diferente, interpreta diferente, etc., comenté una breve narración que ya la he repetido en más de alguna ocasión y que cada vez me parece más interesante y que creo que la misma da mucho para pensar y analizar, razón por la que la comparto para que piense usted…

Imagínese que hay una carrera y dentro de ella un corredor entre tantos y ese corredor obtiene el primer lugar y con ello un trofeo que reconoce su éxito.  Hay un público amplio que disfruta, critica, se preocupa, etc., durante el recorrido de la carrera hasta su finalización. Dentro de ese público tomo a 3 personas y escuchamos sus pensamientos y dicen:

  1. Ese corredor es lo máximo, es como mi héroe, en algún tiempo quisiera ser como él y obtener primeros lugares y ser reconocido.
  2. La segunda persona dice simplemente: umm que bueno, un primer lugar siempre es bueno.
  3. La tercera persona dice: éste muchacho es un fracaso no se que le pasó, no entiendo…, con que lentitud corrió.

Finalmente preguntó yo quién de los 3 que comentan tiene la razón, ante lo cual he escuchado distintas respuestas.

Agrego posteriormente: tome en cuenta ahora, que el corredor del que hablamos es un corredor de alto rendimiento que estaba corriendo una carrera clasificatoria para un mundial y que él en sus entrenamientos hace en 45 minutos ese mismo recorrido y que hoy que se coronó con el primer lugar en ésta carrera, demoró una hora, por lo que no clasificó, hubiera hecho los 45 minutos que hacia siempre en los entrenamientos sí hubiera clasificado.

Entonces la percepción de todos cambia y cambia tanto que suele ser opuesta a la percepción original, pero podríamos decir que la verdad siempre fue la misma, solamente que no todos tenían tanta ni la misma información. He acá el punto de interés mayor en donde nos damos cuenta de la importancia de recopilar la información suficiente antes de emitir un juicio, así como la comprensión de que cada quien juzga según sus propios sistemas de valores y en ocasiones no hay juicios ni buenos ni malos, simplemente diferentes.

Es tambien importante revisar los sistemas de valoración y la parte cognitiva de las personas, pues con frecuencia de abstracciones, pensamientos o sentimientos equivocados, salen conclusiones igualmetne equivocadas. La justa valoración de la realidad y sus circunstancias da siempre un mejor desempeño.

M.A. José Ricardo Sandoval
11 calle 15 Ave. final 12-53 Z.10 Oakland
Tel: 23669555
jr@psicologiaguatemala.com
www.psicologiaguatemala.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s